CRECEN LAS DENUNCIAS CONTRA LAS MATANZAS DE PUMAS

por Silvia Soto

Agradezco a Ángeles Maraviglia el haberme acercado este material publicado por INFOnews el 9 de de abril de 12012

Grupos de ecologistas y asociaciones contra el maltrato animal multiplican sus denuncias en la justicia por la depredación contra esta fauna en las provincias de La Pampa, Río Negro y otros distritos del país. Ya hay iniciativas de los gobiernos  provinciales para detener estas prácticas.

La entidad ecologista Asociación Alihuen, a través de su titular, Leandro Altolaguirre, señaló la importancia de la colaboración de la comunidad para detener la matanza de pumas: “Nos enteramos lo que pasaba por una persona, que nos mandó fotos y documentación tomadas de Facebook”.

Sin embargo, el hecho más grave contra esta fauna se radicó ante una denuncia presentada por asociaciones contra el maltratro animal que señalaron que desde el gobierno de la provinvis de Río Negro, el Ministerio de Producción prometió pagar 500 pesos por cada ejemplar de puma muerto, donde está considerado una plaga y provoca daños importantes a la ganadería. En ese sentido, Altolaguirre dijo que “el denunciante tomó conocimiento de lo sucedido a partir del ingreso a distintos perfiles, pertenecientes a personas de General Acha y de otras zonas de la provincia. Allí se comentaban jornadas de cacería y se publicaban imágenes de pumas y otros animales cazados”.

El director general de Ganadería de Río Negro, Martín Oscos, dijo que los fondos para esa recompensa se obtienen de las tasas por guías de movimiento de hacienda, que abonan los productores.

“La suma que se paga oficialmente se aumenta, por otra parte, con un plus por cuenta de los propios ganaderos, que son los primeros interesados en terminar con esta plaga” , sostuvo el funcionario.

En declaraciones a radio Nativa, Oscos añadió que “en toda la provincia hay aparición de puma, pero los mayores daños sobre el ganado se están produciendo en el departamento Adolfo Alsina (cuya cabecera es Viedma), el área de Valcheta y hacia la zona de Ramos Mexía”.

“Para una lucha efectiva contra el puma se requiere organización sistemática, recorriendo áreas de alrededor de 50 mil hectáreas” agregó.

Según Oscos la proliferación del felino predador puede explicarse en la situación de despoblamiento de algunos campos, por efecto de la sequía que afectó a la región hasta el otoño pasado. “Ya se sabe que este animal tiene a alejarse si ve movimiento de gente y en la actualidad hay muchos puestos que están vacíos” explicó al respecto.

Hay dos métodos de caza, uno es con la colocación de trampas metálicas, que son provistas por el Ministerio de Producción; y otro es siguiendo el rastro con perros, hasta hallar al puma en su madriguera y eliminarlo con un rifle.

La legislación de Rio Negro, Neuquén, Chubut y Santa Cruz permite la caza para el control de los pumas.

Sin embargo, en La Pampa su caza fue prohibida cuando se comprobó que no se respetaba el cupo y que muchos ejemplares eran capturados en otras provincias y puestos a merced de los cazadores bajo la modalidad de “caza garantizada”.

En la Argentina el puma habita zonas de San Luis, Mendoza, La Pampa, Neuquén, Rio Negro y Chubut. El puma está incluido en el Apéndice I de CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre), que incluye a las especies en peligro de extinción.

http://www.infonews.com/2012/04/09/sociedad-17291-crecen-las-denuncias-contra-las-matanzas-de-pumas.php

Anuncios