GRANDES CARNÍVOROS- CONSECUENCIAS IMPREVISTAS DE MATAR PREDADORES MACHOS ADULTOS

por Silvia Soto

Rob Wielgus

Artículo publicado en Washington State Magazine

Traducción: Silvia Soto

Rob Wielgus, un ecologista de vida silvestre, comenzó a monitorear osos grizzly mientras se graduaba en la escuela de Idaho a comienzos de 1980. Él determinó que cuando machos maduros fueron cazados y sustraídos del sistema ecológico, esto tuvo como resultado un desorden social que amenzó la supervivencia de los restantes osos sobrevivientes.

No le llevó mucho tiempo más darse cuenta de que la misma noción podía ser aplicada a otros grandes carnívoros. “Al parecer se trataría de cualquier carnívoro solitario con cuidado parental extenso”,dice.  Wielgus amplió su enfoque incluyendo pumas, osos negros y linces.

Estudiando pumas en un area específica desde fines de 1990 hasta comienzos de 2000, Wielgus y su equipo de estudiantes encontraron que mientras los avistajes de puma se incrementaron consistentemente, la población, en efecto, había declinado en cifras de más del 10% por año. Los cazadores estaban persiguiendo a los machos maduros, causando desorden social.

Los descubrimientos de Wielgus contradijeron la noción común del incremento de avistajes como signo de una población en aumento. De hecho, dice Wielgus, es al revés. Un macho maduro protegerá su territorio,  hará lo posible por no ser visto y preservar un orden social que provee a sus parejas los años que necesitan para criar a  las crías. Si éste falta, los machos juveniles tomarán su lugar matando a las crías, reduciendo a la población y dañando particularmente a la población femenina. Sin un macho maduro que mantenga el orden, los juveniles en su nuevo territorio tendrán también más posibilidades de encuentros con humanos y ganado.

Este trabajo ha cambiado políticas de manejo de vida silvestre y caza en Estados Unidos y Canadá. En un momento los gobiernos permitieron mayor caza cuando hubo un incremento en los encuentros entre humanos-pumas y humanos-osos. Ahora en Washington, Oregon y Columbia Británica la caza de grandes carnívoros ha sido restringida. Basada en los descubrimientos de Wielgus, Columbia Británica ha creado 7 reservas de oso grizzly.

Wielgus dirije el Laboratorio de Conservación de grande Carnívoros de la Universidad del Estado de Washington con la misión de ayudar a mantener  comunidades predador/presa saludables en el Noroeste del Pacífico y alrededor del mundo. El, sus alumnos y graduados han estudiado pumas en Washington, osos gizzly en Columbia Británica y osos pardos en Europa. Actualmente sus alumnos y otros investigadores que han estudiado su trabajo, están notando cómo esta conducta se aplica a grande carnívoros de todo el mundo, incluyendo leopardos, tigres y cheetahs.

 

Anuncios