CAZA MAYOR Y CONSERVACIÓN DE FAUNA SILVESTRE

por Silvia Soto

Leones (foto:ww-top.com)Una Carta a Todos los Conservacionistas en Sudáfrica inspirada en la debacle desatada por el caso Melissa Bachman

por Maxine Gaines

Traducción: Silvia Soto

Sudáfrica 26-11-13

Como conservacionista formada en el ámbito científico, he dado crédito incómodamente a la creencia generalizada de que sin la caza, enormes áreas de África se convertirían en baldíos y granjas ganaderas entre otras cosas.

Siempre he estado en contra de la caza por razones morales y éticas y ecológicas, pero aunque de mala gana, había “comprado” en el argumento de que la caza mantiene grandes extensiones de tierra disponible para la fauna silvestre, que de otro modo se rían utilizadas para otros emprendimientos, peores (desde un punto de vista de conservación).

Durante doce años he tenido la suerte de trabajar en la industria del ecoturismo como guardafauna y guía y he tenido el privilegio de conocer a animales salvajes como individuos y seguirlos durante muchos años. Los felinos territoriales en la reserva (una reserva privada en Sabi Sands) han estado particularmente cerca de mi corazón viéndolos crecer desde cachorros a adultos, pelear sus batallas, matar sus presas, tener sus propias crías. Yo he sido verdaderamente privilegiada y bendecida por tener esta oportunidad de obtener una comprensión tan íntima de su ecología, comportamiento y conservación. Durante todo este tiempo mi malestar con la ciega aceptación de la caza creció y tuve que preguntarme a mí misma algunas preguntas difíciles.

Al preguntarme por qué, durante tantos años, he aceptado el uso de gran parte de nuestras áreas silvestres para algo que consideraba intrínsecamente sin ética y amoral llegué a la conclusión de que lo había hecho ¡por miedo! El miedo a lo que le pasaría a esa tierra y esos animales si se prohibiera la caza. Y tuve que preguntarme a mí misma- ¿Es el miedo una razón suficiente para apoyar la caza en África? y la respuesta fue un rotundo ¡NO!

Me gustaría desafiar a todos los conservacionistas en África que han apoyado a la industria de la caza (y hay muchos entre ustedes cuyos puntos de vista sobre cuestiones ecológicas, admiro mucho) a preguntarse si han dado el mismo incómodo apoyo a la industria de la caza por la misma razón.

Ahora, el miedo nunca es una buena razón para hacer nada y hay un reto aquí – como conservacionistas – si hemos apoyado a la industria de la caza por miedo a las consecuencias, tenemos que empezar haciendo tallere intercambio y tormentas de ideas para la creación de propuestas alternativas sobre cómo utilizar esa tierra, que beneficia a la fauna silvestre, de manera que la caza nunca lo hará. ¿Podemos conservar estas áreas mejor de lo que la caza mayor lo ha hecho hasta ahora?

Voy a hacer una digresión aquí por un momento para mirar a algunos de los muchos problemas de la caza:
Como Ian Michler menciona en un artículo escrito para Africa Geographic, Hay unos pocos estudios que se han hecho recientemente que concluyen que la industria de la caza mayor hace una contribución insustancial con el PIB (GDP), la creación de empleo y las economías locales de los países africanos. Un informe elaborado hace dos años por la UICN titulado La Caza mayor en África es Económicamente Inútil, concluye que “la caza, no juegan un papel económico o social significativo y no contribuye en absoluto al buen gobierno. Este estudio continúa, afirmando que de los ocho principales países donde se practica caza mayor en África, el 16,5% de la tierra se destina a la práctica de la caza, pero sólo contribuye al 0,0001% del empleo en esos países.

¿Cómo podemos conservar este 16,5% de la tierra de otro modo mejor que cazando? El ecoturismo es la alternativa obvia y en ese mismo estudio de la UICN antes citado, se dijo que en todos los países investigados, los ingresos de la caza mayor representaron sólo el 1,8% de los ingresos por turismo.

Así que esto plantea la pregunta – ¿Hemos explorado todas las maneras en que el ecoturismo puede operar y contribuir a la economía y la conservación? No creo que lo hayamos hecho, y creo que como conservacionistas, tenemos que empezar a pensar con originalidad, para aportar ideas nuevas e innovadoras para explorar el ecoturismo.

Y ¿hay alternativas viables que no sean el ecoturismo?
El siguiente problema con la industria de la caza es la corrupción y chanchullos ilegales que a menudo van de la mano con ella y las pruebas crecen día a día.
Quisiera llamar su atención sobre el siguiente extracto condenatorio de nuevo a partir de un artículo en un blog de caza de África Geographic Magazine:

La industria de caza mayor en Sudáfrica ha estado en el centro del tráfico de cuernos de rinoceronte desde hace bastante tiempo. La primera “pseudo-caza” vietnamita, al parecer tuvo lugar en 2003, y en noviembre de 2009, la red de monitoreo del comercio de vida silvestre, advirtió en su informe CoP15 por delante de la CITES que estas cazas fraudulentas ya habían tenido lugar en “los mismos cotos de caza en varias ocasiones” . Mientras tanto, varios cazadores profesionales fueron detenidos más de una vez entre 2006 y 2010 por los delitos contra los rinoceronte:

El cazador profesional Peter Thormahlen fue castigado con una “multa simbólica” en 2006 por la caza ilegal de rinocerontes (en nombre de un cliente vietnamita), antes de ser llevado a los tribunales dos años más tarde por cargos idénticos. Vale la pena señalar que las cacerías de rinocerontes de Thormahlen han tenido lugar con frecuencia en la reserva Mauricedale.

El cazador profesional Christaan ​​van Wyk ya había sido condenado dos veces por delitos relacionados con el tráfico de de cuernos de rinoceronte, al ser encontrado culpable de la caza ilegal de un rinoceronte (también en nombre de su cliente vietnamita) en 2010.


Antes de la detención del cazador profesional y propietario de coto de caza Hugo Ras, por posesión ilegal de drogas veterinarias y un arma de fuego sin licencia, en 2011, había sido multado tres veces por asalto y condenas por contravenir leyes de conservación y aduanas.

Los antecedentes penales del presunto autor intelectual Dawie Groenewald es muy extensa – incluyendo una larga lista de quejas internacionales, demandas, denuncias y condenas penales – y muy anteriores a su arresto de 2010 relacionado con delitos contra rinocerontes. Entre otras cosas, fue despedido de su trabajo como un oficial de policía por su participación en una organización criminal que traficaba coches robados en Zimbabwe y también tiene una condena por delito grave en los EE.UU. por importar ilegalmente un leopardo trofeo (una violación de la Ley Lacey ).

No nos olvidemos de mencionar la “Mafia boer” – una banda indeseable de los operadores de safari, cazadores, cotos de caza y propietarios de casa de campo (supuestamente) ideada por el propietario de Saaiman Hunting Safaris, Gert Saaiman, y propietario Sandhurst Safaris, George Fletcher, junto con Frans van Deventer. A pesar de (supuestamente) la organización de la muerte de al menos 19 rinocerontes en los parques nacionales y las reservas de caza privadas, y frente a múltiples cargos (incluyendo el crimen organizado, lavado de dinero, varios cargos de robo, daños intencionales a la propiedad y contravenciones de las diversas leyes de conservación provinciales y la Ley de Aviación), que salió en libertad en 2010, cuando su caso fue retirado del orden del día para su tratamiento.

En agosto de 2012, TRAFFIC publicó su extenso informe (The Conexión Sudáfrica – Viet Nam del Comercio de Cuernos de Rinoceronte), el cual señala que “prominentes individuos del sector privado” de Sudáfrica evaden sistemáticamente la justicia.
Ninguno de estos individuos ha sido condenado y castigado, pero el resultado de estos casos podría ser crucial para el futuro de los rinocerontes en Sudáfrica. Si son declarados culpables, y condenados a penas de prisión en consonancia con lo que ha sido recientemente exigido a los asiáticos, otros en el sector privado podrían ser disuadidos de incursionar en la trampa del comercio de cuernos de rinoceronte ilegal.

Y en julio de 2013, un informe de investigación de Fiona MacLeod y Estacio Valoi reveló que los cazadores de caza mayor sudafricanos están operando una red de tráfico de cuernos de rinoceronte desde Mozambique. Se rumorea que el líder es “armador de safaris con una concesión de caza cerca de la represa Corumana ” quién paga sobornos al jefe de la policía local para que los cargos contra sus operativos queden sin efecto.

Otros cazadores acusados en la investigación desde el año 2011 incluyen un empresa de safari previamente capturados al atraer con señuelos a leones del Parque Nacional Kruger para la caza “enlatadas”, y otro equipo implicado previamente en el contrabando de marfil en Namibia.
Si las actuaciones pasadas son de alguna manera indicadores, es muy poco probable que las recientemente anunciadas “nuevas enmiendas a la Ley Nacional de Gestión Ambiental” de Sudáfrica tendrán mucho efecto en la situación. ¿Por qué? Debido a que Sudáfrica culpa casi exclusivamente a los “extranjeros” por sus problemas de rinocerontes, mientras constantemente se niega a condenar y encarcelar a sus criminales de cosecha propia que utilizan la caza mayor legal para el blanqueo de cuernos de rinoceronte en el mercado ilegal -. Annamiticus

La industria de la caza también se puede hacer pedazos en cuanto a la caza de leones se refiere.


Hay muchas historias, algunas acompañadas de pruebas y otras no, pero creíble, sin embargo, de cazadores profesionales que atraen con señuelos a los leones fuera de las áreas protegidas hacia las concesiones de caza en donde puedan entonces ser “legalmente cazados ‘. ¿Cómo puede ser que estos cazadores sigan operando y cómo podemos seguir sentados y aceptando este tipo de comportamiento por parte de la industria de la caza?

Hay historias de leones drogados siendo cazados, historias de los leones completamente mansos que habían sido criados a biberón y tratados como animales de compañía por individuos en la industria de caza enlatada de león y luego dados a ser fusilado por algún cazador desprevenido o éticamente cuestionable.

Estas operaciones de caza enlatada de león a menudo engañan a los turistas inocentes (ya veces no tan inocentes) en el pago de dinero por sus fotos tomadas con cachorros de león. El dinero de esta actividad se destina a la alimentación de los leones que se utilizan en la industria de la caza y esta parte a menudo no se anuncia a los turistas, junto con el hecho de que el pequeño cachorro de león que están acariciando y acariciando hoy será el trofeo de león en lata colgado en la pared de algún cazador rico dentro de siete años.

Me senté a mirar un debate en el canal ENCA 403 0n DSTV el martes a la noche, en el que el típo que argumentaba a favor de la caza declaró que la caza enlatada del león era aceptable porque era mejor que la alternativa de la caza de lobos salvajes, y aunque no puedo negar que la caza de leones salvajes es horrible y crea todo tipo de problemas bien documentados para las poblaciones de leones en su hábitat natural, tengo que preguntarme a mí misma – el hecho de que la caza enlatada del león es el menor de dos males, ¿hace que esto sea acptable? . Y la respuesta es un rotundo NO! Por todas las razones expuestas anteriormente y muchos más. Y desafío a los conservacionistas que lean esto a preguntarse si nos sentamos y aceptamos la caza enlatada del león , porque es el “mal menor”?

Ahora no me malinterpreten, yo no soy una ingenua abraza conejos. Entiendo que el cierre de la industria de la caza en este país viene con todo tipo de equipaje. No es algo que simplemente puede suceder durante la noche a la mañana y todo el mundo vive feliz para siempre, pero insisto, es que esto una razón para luego decir, ¡Oh, no se puede hacer, es muy difícil – o debería ser un reto a nosotros mismos para buscar formas de hacerlo y dar con un plan de trabajo y su proceso.
Me doy cuenta de las problemas relacionadas con los animales involucrados, especialmente en la industria de la caza enladata de leones:

Tan pronto como sus leones dejan de tener valor monetario, ¿qué impide a estos “agricultores” dejar que todos sus leones mueran de hambre en sus jaulas, o darles un disparo a cada uno en la cabeza en ese mismo momento?. Esta es una posibilidad muy real y cualquier solución tiene que tener esto en cuenta y tener un plan en marcha para evitar que esto suceda. Y esto es sólo la punta del iceberg, pero una vez más me digo a los conservacionistas que lean esta carta, sólo porque va a ser duro y van a haber problemas, ¿es justo decir, que es preferible dejar que continúe? Es lo más fácil.

Pienso que como conservacionistas que en cuanto a este tema hemos estado enterrando nuestras cabezas en la arena,esperando que el problema desaparecería, o simulando que no existe mientras seguimos adelante con nuestros proyectos de conservación creyendo que estamos haciendo lo que podemos en otras areas de la conservación entonces podemos dejar “el problema de la caza” barrido bajo la alfombra.

Pienso que el tiempo de barrer bajo la alfombra se ha terminado y reto a todos los Conservacionsitas en Africa, jóvenes y viejos, con o sin experiencia, profesores y estudiantes para comenzar a cambiar sus paradigmas, cuestionando sus creencias y trabajando juntos para ofrecer una alternativa posible y mejor que la Caza Mayor, en nuestro bello país.

Sinceramente

Maxine Gaines

Fuente: http://www.jvbigcats.co.za/newsletters84.htm

Anuncios